Diseño, UX

La experiencia de usuario marca la diferencia

3 julio 2019 Por Hispavista

La experiencia de usuario (UX) está cobrando especial importancia en la estrategia empresarial. Las empresas se han dado cuenta de que las recomendaciones y opiniones de los usuarios determinan la decisión del resto de consumidores. Si es positiva, puede suponer una gran ventaja sobre el resto de competidores, mejorando la adquisición de nuevos clientes y afianzando su fidelidad.

Las empresas son cada vez más conscientes de esta realidad y están dedicado más y más recursos a atender esta necesidad. Ponen el foco en el usuario y apuestan por una experiencia mejorada, rápida y ágil, segura, tanto online como offline. A continuación exponemos algunas de las tendencias a tener en cuenta para ofrecer buena experiencia de usuario.

Móviles y nuevos dispositivos

La navegación móvil ha impuesto su dominio sobre el ordenador y ha cambiado la forma de interacción, más centrada en la pantalla y con un diseño claro y sencillo. Más de la mitad de los internautas usa el teléfono inteligente como principal vía de acceso a Internet. Incluso, se estima que, para el 2025, el 70 por ciento sean mobile only. De ahí que en la experiencia de usuario ahora sea tan importante el diseño ergonómico: cómo se coge el dispositivo, cómo se interactúa, qué acciones se realizan… Es necesario tener en cuenta los hábitos del usuario para mejorar la experiencia. Entre otras cosas, el uso masivo del móvil ha hecho que se presente menos información pero más relevante, se pulse mucho más y se introduzcan movimientos más naturales como el ‘scroll’ infinito en pantallas cada vez más grandes.

Asistentes de voz

Los asistentes de voz se están generalizando en una relación cada vez más humana y natural entre la persona y la máquina. La interacción a través de la voz, los gestos o imágenes son más cómodos para el usuario pero esto supone todo un reto para las empresas que deben crear experiencias con un lenguaje y un diseño totalmente renovados.

En este sentido, la omnicanalidad, para adaptar servicios a distintos dispositivos, es un rasgo característico de la experiencia de usuario de hoy en día.

Personalización

Otras tecnologías, como la Inteligencia Artificial, el Big Data y Machine Learning, están contribuyendo a la personalización del contenido y de la publicidad en base a los intereses de los usuarios,  en una experiencia digital más humanizada e interactiva.

La autenticación biométrica también está transformando la experiencia de usuario. El reconocimiento facial se hace más común, garantizando la privacidad del usuario y creando métodos más seguros de pago.

Diseño y contenido

El contenido es, no lo olvidemos, una parte esencial de la experiencia de usuario. El estilo visual, la tipografía y el uso de imágenes que enriquecen el contenido son las señas de identidad de la marca pero no pueden enmascarar un contenido irrelevante, repetitivo o sin autenticidad.

Su cuidado debe de ser exquisito tanto en el fondo como en la forma, teniendo muy en cuenta el tipo de público al que se dirige y el dispositivo. En función de estas dos variables, el texto y las imágenes deberán adaptarse para conectar con el usuario.

Detalles que importan

Las animaciones son cada vez más complejas y capaces de contar historias. Los movimientos buscan sorprender y agradar al usuario para mantener su atención el mayor tiempo posible.

Ante todo, lo más importante es conocer bien al público al que se dirige la marca y optimizar su experiencia de usuario con soluciones innovadoras que no le dejen indiferente. De ello dependerá la competitividad de la empresa y su posición en el mercado con respecto a sus rivales.